PICKLE DE PEPINO Y CEBOLLA CRIOLLA (O CÓMO MEJORAR LAS COSTILLAS DE KITCHEN 154)

Publicado por Kitchen 154 en

by alejandrozurdo.com

Esta semana mis socios me comentaron que algunos habíais preguntado como hacer los encurtidos con los que acompañamos a nuestras costillas; de pepino y salsa criolla de cebolla.

Así que en el último directo os enseñé a preparar ambos. Como fue algo rápido hoy os traigo las recetas con todo el detalle necesario.



Pickle rápido de pepino



A mí los encurtidos me encantan. Por su sabor, pero también porque tienen mucho que ver con el concepto de equilibrio que es la base de la cocina asiática.

Como siempre cuento en mis cursos casi todas las gastronomías del Sudeste de Asia, pero también las del Hindostán, buscan que en su platos se combinen los sabores salados, ácidos, dulces y picantes.

En las cocinas occidentales lo normal ha sido que por un lado estuviera lo salado y por otro lo dulce. Y que solo en muy raras ocasiones, escabeches o piparras, se mezclaran.

Cuando te acostumbras a ese tipo de platos es muy difícil volver atrás. Porque al volver a comer algo que solo es salado sientes que le faltan las otras caras del sabor. Por eso los encurtidos son tan importantes, porque cumplen la función de “muleta” de los sabores que no están.

Prepararlo es tan sencillo como tener los 3 ingredientes del liquido de encurtir y decidir cual es la verduras que queremos usar.

Nosotros siempre tenemos pepino. Pero te sirve casi cualquier vegetal; piña, mango, zanahoria, nabo daikon, hinojo.. Tu decides.



Esta es la receta.



Ingredientes;



1 pepino de unos 150 gr.



El líquido de encurtir,

 30 gr. de vinagre de arroz o cualquier otro vinagre suave (por ejemplo de manzana)
6 gr. de azúcar blanco (prueba con más o menos azúcar según prefieras)
1 gr. de sal



Preparación

Lava el pepino y pártelo por la mitad a lo largo. Lamina muy fino (esto es importante. Si es demasiado grueso el encurtido no hará su función y solo sabrá a pepino).

Calienta el vinagre y añade el azúcar y la sal. Disuelve bien y retira del fuego. Deja que enfríe.

Mezcla el pepino con el líquido y deja que actúe unos 5-10 minutos.

Ya está listo para comer.

Este tipo de pickles no duran más de 2 o 3 días.

Las verduras comenzarán a soltar agua y el encurtido se convertirá en algo que no mola mucho. Si quieres que aguante un poco más puedes quitarle las pepitas del centro.

Pero lo que te recomiendo es que prepares el líquido de encurtir en una buena cantidad. Pero que solo encurtas los vegetales que te vayas a zampar para 1 comida o un día.

En la foto ves unas láminas de chile rojo. Si te mola…


Salsa criolla de cebolla

Este es el otro acompañamiento “sagrado” de las costillas. Se trata de encurtir cebollas en zumo de lima después de haberlas dejado refrescar en agua. Con esto conseguimos que la cebolla no repita ni sea demasiado fuerte. Además cambiarán su color a un precioso violeta y su sabor será suave, ácido y adictivo.



No solo te van a servir para las costillas, porque cuando aprendas a prepararlo podrás ponerlo en tus tacos, ensaladas o guisos. El proceso es muy sencillo, eso si, os doy cantidades aproximadas. Experimentad vosotros mismos.


Compartir esta publicación